viernes, 24 de enero de 2014

Ciudad imposible...

Érodos era una ciudad curiosa, situada en los límites de los Desechos. Estaba rodeada de un muro alto como las nubes, del que nadie nunca había escapado. Cada semana más o menos se tenía que reconstruir la ciudad, lo cual suponía un gran esfuerzo por parte de sus habitantes. Edificios de plásticos diversos, barquitos de tapones con bastoncillos de orejas como remos y grandes cementerios metidos en botecillos de nueces eran sólo el principio de Érodos, la ciudad cambiante. Lo único que no se movía de su sitio era la muralla, siempre quieta, imponentemente. Lo más curioso de Érodos, sin duda alguna, era que todos los gigantes tenían una ciudad Érodos en sus terribles países de Desechos. Sin embargo, los torpes gigantes nunca se daban cuenta de que la ciudad cambiante existía y estaba en sus respectivas casas.


Y la pregunta que yo te hago es...¿Quiénes son los gigantes?