viernes, 27 de diciembre de 2013

El mago Réinbox y su teoría: número 1

Réinbox alzó la cabeza para descubrir, otro día más, como su clase se llenaba la cabeza de esas tonterías que los humanos se creían. En ese momento fue cuando se dió cuenta de que no podía aguantar más la tristeza de saber con certeza como funcionaba el mundo y su interior, los secretos de la vida y la muerte, los enredosos pasillos del bien y el mal y tener que morir con esa presión en la punta de la lengua...Solo él había llegado realmente al centro del universo, donde todo este había empezado a largar todo, riéndose de esos millones de años sin que ningún humano se enterase de nada. Y no aguantó más:
-Niños, niños. Hay algo que debo transmitiros, sea como sea. Veamos,  Jennifer, ¿sabes que es la vida? Y si lo sabes...¿En qué se distingue de la muerte?- Preguntó Réinbox, sonriendo.
Jennifer meditó la pregunta, pero no respondió hasta pasado un tiempo.
-La vida es...Cuando estás....
Réinbox arqueó una ceja. Después rió, y continuó hablando:
-¿Qué es? ¿Cuando estás vivo, acaso? Esa no es respuesta, Jennifer. ¿Lo veis? Los humanos queréis descifrar los secretos de la muerte, ¡cuando no sabéis nada de la vida! Pero tranquilos, muchachos, yo sí lo sé y pronto vosotros tambien:
 "La vida es un conjunto: el alma, la parte espiritual, y el cuerpo, la parte material. Cuando uno 
muere, sólo se separa de una de esas dos partes; ya no es un conjunto, por tanto ya no es vida en su pleno significado. Puede quedarse con su alma, que conlleva a poder seguir pensando o, si eras hechicero o nigromante, mantener vivos tus hechizos. Si, en cambio, te quedas con el cuerpo, eres lo que vosotros llamais...Muerto viviente. Pero ese término esta equivocado; es un muerto. Un muerto que ha decidido suicidar su parte espiritual para quedarse en sus raíces, su tierra.
      Aún con todo esto, nunca, nunca la muerte es eterna. En algún momento, llamado interno, llegas a un estado de trance eterno en el que mueren tu alma o tu cuerpo. Y estos párrafos, tan breves, de menos de unos segundos, es lo que la humanidad nunca ha conseguido explicarse hasta el día de hoy."
                                                                                                                       FIN